domingo, 27 de octubre de 2013

Ay Dios! Ay Dios! Voy a llegar tarde!

En la anterior entrada os enseñaba mi nuevo colgante del Conejo Blanco, y una de sus frases más famosas es esta, Ay Dios! Voy a llegar tarde!

Pues así estoy yo... que no llego!

Este verano decidí que quería hacerle algo de punto a mi tía, la verdad que inicialmente no sabía muy bien el que, pero cuando vi esta lana, supe enseguida que era para ella, porque desde luego que es preciosa. El color azul noche es muy elegante y esos brilli brilli que tiene son muy sutiles y desde luego que hacen que sea una lana muy elegante y el toque brillante, es el justo para hacerla más llamativa sin llegar a ser feo.


Quería hacerle una estola, pero que a la vez pudiera usarla en alguna ocasión especial. Algo ponible en modo bufanda pero que si te lo echas por encima de los hombros también queda bien y que sea calentito.

Pues bien, empecé montando los puntos para tejera a punto bobo, y después decorarla con unas perlitas o bolitas de esas que se ponen en la lana... pero una vez empezado me pareció además de soso, que era un rollo de tejer, quería hacer una estola, y me podía eternizar dando vueltas y vueltas del derecho. Además el pelito que tiene la lana me estaba costando mucho tejerlo.

Así que lo deshice... bueno, más bien corté la lana, porque era imposible deshacerlo, los pelitos se habían tejido y todo era un enredo además que la lana perdía consitencia.

Busqué y rebusqué hasta que encontré el patrón perfecto, Florence de Karina Westermann, por supuesto en Ravelry. El patrón original monta 41 puntos, pero yo como lo queria más ancho pues me he metido en 101 puntos, ahí es nada!

Así que en esas estoy, dando vueltas para ver si consigo darselo a mediados del mes que viene, que es su cumpleaños y viene a vernos. Me haría mucha ilusión darselo, pero Ay Dios! Ay Dios! Voy a llegar tarde!!!!




1 comentario:

Africa Meu RiNCoNCiNHo dijo...

Pues seguro que le encanta..a mi me parece preciosa

Un Saludo