miércoles, 24 de octubre de 2012

Crónica de un regalo


Como comentaba en la entrada anterior, el Spiral Cowl es un regalo. Pues bien, para mi tan importante es el regalo como el envoltorio.

Así que aquí os enseño como lo he envuelto.

Lo primero he preparado una bolsita de té que tenía muchas ganas desde que la vi en el blog de Tijeras y Papel. Es muy sencilla y queda fenomenal. Me pareció muy buena idea lo de poner algo que huela bien dentro del regalo, así al abrirlo será más agradable.



En principio pensé en rellenarlo de lavanda, tenía una bolsa dando vueltas por casa desde hace un montón de tiempo, y la he guardado tanto que ya no se ni donde la he puesto, supongo que aparecerá el día menos pensado. Así que a grandes males, grandes soluciones. Para el aroma, Vainilla, que me encanta. Para rellenar la bolsita? Después de comerme la cabeza con qué era lo que podía poner que cogiera el olor, se me ha ocurrido la idea de hacer un poco de "confeti" con las tijeras de zigzag que tengo y los trocitos de tela que guardo para por si acaso, que hasta hoy no había utilizado, así que doblemente contenta. Primero por usar las telas y después por haber resuelto el problema del relleno.


Una vez rellenado, he preparado una etiqueta con un poco de cartulina y papel, la he puesto un sello y la he dejado a modo de etiqueta de té. Me parece tan mona.


Después he envuelto el cuello en papel de seda junto con la bolsita de té. Y luego con papel craft y un poco de rafia verde. He intentado que casi todo coordinara con el verde, por el color de la lana.
 


Ahora solo queda entregarlo y que con este frío le de buen uso.