viernes, 24 de mayo de 2013

Arcilla Verde, unos botes con washi tape






El otro día compre una bolsa de Arcilla Verde, estuve leyendo sobre sus bondades y sus usos y lo ví en una tienda donde normalmente compro jabones y demás y la compré. La única pega es que venía en paquetes de 1kg y envasada en una bolsa de papel igual que los paquetes de harina.

Lo primero que me pareció muchísima cantidad, así que cuando lo compré, decidí que era mejor compartirla, así que la mitad para mi y la mitad para mi madre. 

Lo segundo era que el envase era un coñazo, ya que es un producto que debe estar en el baño y claro, el papel no es que aisle mucho de la humedad que digamos, y claro, en el baño quieras o no, siempre se hace mucha humedad. Así que como no quería encontrarme una piedra la siguiente vez que fuera a utilizarlo, me puse fui a comprar un bote hermético, como los que veis en la foto, pero me parecían bastante sosetes.

Así que como está muy de moda eso del washi tape y tenía por casa varios rollos, le puse un poquito alrededor del bote y le hice una etiqueta, más que nada para saber que es lo que tiene dentro...jejeje! le puse unas fresitas que iban a juego con el washi tape y a correr.

Todos los problemas solucionados, lo que inicialmente parecía mucha cantidad, finalmente se quedó en una cantidad aceptable. El envase que era un churro, se arregló con unos prácticos y decorados botes. Y yo me pasé una tarde de sábado entretenida.