jueves, 12 de diciembre de 2013

Cumpliendo propósitos

En la anterior entrada ya os contaba mis buenos propósitos de fin de año... Todo el mundo se propone empezar el año nuevo lleno de ilusiones y buenos y nuevos propósitos, pero yo he decidido acabar el año por todo lo alto, es decir, con la satisfacción del trabajo terminado y la liberación de cosas a medio hacer, que pesan en la conciencia y ocupan espacio en el armario... jejeje!

Así que puedo decir orgullosa que ya he cumplido uno de los propósitos que contaba, os enseño mi flamante cojín.



La parte delantera está compuesta de 5 trenzas, que madre mía lo que me han costado! y por detrás dos piezas de punto de jersey u una banda de punto musgo en el que he hecho los 6 ojales para los 6 botones de madera marrón oscuro que le he puesto.

Ha sido mi profesora Carmen la que me ha unido la parte delantera y la trasera con ganchillo, dejando un borde fino y casi ni se aprecia la costura, ya que es una lana muy gorda y os podeis imaginar el costurón que hubiera quedado... y como yo no soy muy apañada con el ganchillo, pues ahí ha estado mi profe dandole a la aguja!!

La verdad que se ha hecho cantidad de pesado pero tengo que reconocer que ha quedado genial!!!!!  Me encanta y además está taaaan suave que no hay quien me levante del sillón.